LA REFUNDACIÓN

REFUNDAR es celebrar un nuevo nacimiento.  
Pero también es dar nuevo envoltorio a un contenido valioso.  
Es restaurar, es reivindicar, es refrendar. Es decisión. Es valentía. Es pasión. Es amor. 
En los primeros meses del 2002, tuve la necesidad de tener un proyecto que concentrara todos los activos del teatro. 
Pre-producción, producción, artística, difusión, trascendencia. 
Un grupo de jóvenes, luego de siete años de trabajo habían logrado posicionar a la Cofradía en Pro-testa (En favor de la cabeza) en el ámbito del Teatro Musical de Bs As. (“HISTORIA DEL TEATRO MUSICAL EN BUENOS AIRES”de Pablo   Gorlero -  Tomo ll Desde 1980 hasta 2013, Editorial Emergentes, Capitulo 40 “Épica y Política”, pág. 474 y 475) 
Teníamos, entonces, la certeza que nuestra ubicación, fuera producto de la prepotencia del trabajo. 
También queríamos cambiar el concepto banal del Musical, buscando (sin temer a la sensiblería o la demagogia) tocar temas que fueran hondos.  
Trasladado también al terreno del Teatro (mal llamado infantil) Musical para niños. 
Y desde allí pudimos crear una corriente de afecto con miles (y no exagero en absoluto) de sensibles que fueron "nuestro público" durante 6 años. Concluimos en los primeros meses del 2008, con aquello que nos había pertenecido y a lo que pertenecíamos. 
Hoy estamos renovados, remixados. Fenixeos somos. 
Hemos renacido. 
En enero de éste 2016 convoqué a cuatro jóvenes para constituir el G5 (grupo de usina artística) para alimentar nuevamente a la Cofradía. 
Ellos me llevaron de la mano...
Vinicius De Moraes en su poema que luego se transformaría, con la composición de Toquinho, en una bellísima canción llamada "O filho que eu quero ter" (El hijo que quiero tener) dice: "...quiero tener un hijo pero para ser acunado, no para acunar, porque estoy cansado..."  
Concluyo, entonces como Vinicius, el G5 me acuna, me da vida y la Cofradía entonces re-nació. Nuestro primer producto es "DISTÓPICO ...raramente un musical..." Allí esta para su ponderación. Pero pueden estar intranquilos, ahora seguimos. Y el camino, no esta para llegar, si no para ser recorrido.

Gabriel Gestal 

Belén Grattoni

El artista es un ser turbulento, reflexivo, que pocas veces se encuentra en calma, cómodo. Que, en la mayoría de los casos, es absoluta o parcialmente consciente de la variedad de esencias que lo componen. El artista siempre se pregunta todo; es sensible y maleable; es imaginativo y se deja poseer, muchas veces, por una realidad que puede ser o no posible; como los chicos. Entonces somos chicos grandes. Qué hermoso me resulta descubrir esta comparación en este mismo momento en que les escribo a ustedes. Una epifanía instantánea. Los sacrificios hechos en pos de un amor, son los que valen. Son los que hoy se ponen en servicio de ustedes para que oigan, vean y sientan. Ese es nuestro resultado. El resultado de una porción de nuestros sueños, 1/2 taza de ilusiones, 100 grs de fracasos, días de cansancio disfrazado de energía y, por último pero no menos importante, de nuestro enamoramiento. Mirar a futuro nos hace abrir un mundo enorme de posibilidades que se presentan coloridas, seductoras, y llenas de promesas, pero... Jonathan Larson dijo una vez: “no day but today” (“no hay más que hoy”), que no es más que una declaración para hacer rico y valeroso el presente. El G5, estas personas que lo fundamentan, encienden mi creatividad que, como todas las creatividades que habitan el mundo, crece y decrece, demasiado niña para reconocer, muchas veces, las oscuridades y claridades que se destellan. Ellos potencian mi presente y le prestan refugio a mi alma inquieta para poder descansar.

“…y estas personas, cuyas vidas son muy turbulentas, experimentan a veces, en sus raros instantes de dicha, algo tan fuerte, tan innombrable y bello, la espuma de la dicha instantánea salta tan alto y brillante sobre el mar, que esta felicidad que se enciende brevemente también roza a los otros y los hechiza...” Hermann Hesse. 

Chacho Prunetti

Lo natural, lo pasional, lo artístico y lo melódico de esta vida (y de cada uno), se unen en una suerte de complicidad para entregarme la eterna saciedad que me genera este momento. Lo constante del juego vital, es necesario para que cada momento futuro sea más emocionante aún. Reencontrarme, "re-descubrirme", volver a caminar por sobre mis errores y falencias, para probar, una vez más, el gusto de la propia derrota. Es totalmente necesario, porque la valentía ahora me llena, porque puedo dar pelea, porque los buenos pensamientos me invaden. Sin alcanzar un extremo utópico e irreal, puedo decir que estoy cerca de alcanzar un gran límite, pero portando la seguridad de que todos los límites están hechos para apostar a más, para superarlos, para romper con todo modelo de imitación. No recurrir a lo constante, es lo que nos hace falta.

Victoria Municoy

Aún me incomoda decir que me dedico al Teatro, aún me avergüenza decir que soy actriz... No sé si merezco un título así; no sé si alguien lo llega a merecer en algún momento de su vida crepuscular... Pero sí hay algo que no me avergüenza afirmar, que me hace emerger como el Fénix de sus propias cenizas, remontar alto vuelo como el Pegaso, desentrañarme cual Quimera. Soy creativa. Creo en (de creer) y creo a partir de (de crear) la inquietud. Maravillosa energía cósmica que -me y nos- mueve. Un absoluto (si hay algo de definitivo en este mundo), responsable de que el estado intermedio, ese aséptico burgués, sea acaso tan sólo una eterna utopía. O distopía. ¿Acaso el amor, sin mesura, puede saltar el charco abismal de lo cotidiano, sin mojarse siquiera un poco? ¿Acaso el vano intento de acallar la mente enciende, por contraste, el fragor de las estrellas? Difícil tarea la de escuchar. ¿Se puede escuchar sin hablar? ¿Se puede hablar sin mirar? ¿Se puede mirar sin amar? Sinergia. Cofradía. Realidad en la distopía. Y así, el sueño se hace dueño. Dueño el mar del dulce río. Quizás... sólo buscamos sanar; evaporar los restos de aquella lluvia copiosa y con ella, toda reminiscencia de ausencia. Los ojos brillosos, una sonrisa en el corazón, el crepúsculo ido y acaso tan sólo el recuerdo del instante que es. Fulgura. Quema y se va. Luego la noche... y ya no más.

"... disfruta del presente. La vida es corta. Cuando aparezca un problema real, entonces ocúpate de él (...) Sería tonto no disfrutar de este momento, de esta noche tan hermosa (...) ¿Por qué perder este momento por algo que no existe?..." Enrique Barrios.

Flor Szklar

Tengo un cuaderno hermoso que me regaló una amiga hace tres años. Tiene veintiséis hojas escritas. Y la gran mayoría de las palabras son de odio hacia mi. Hoy las leo. Impacto por el desprecio que alguna vez me tuve hace dos años. Luego sigo. Y empiezo diciendo el año pasado "Estoy mejor, estoy buscando". Vuelvo a odiarme un poco por Noviembre de ese año. De todos modos es un odio muy poético..."Tengo la sensación que no existe el futuro. No puedo imaginar el futuro. No me gusta ni pensarlo. Cosas lindas, cosas feas, no me interesan,... sensaciones lejanas". "Sos una hincha pelotas, caprichosa, egoísta con vos misma". "Me asusta la vida... es tan difícil. Tengo muchos miedos. Cuando no tengo lo que quiero me enojo. Me cuesta ser. Lloro. Soy muy ansiosa y todo es muy lento"

Este año me encuentro con el G5, el impulso a la creatividad que en mi sangre se escondía, hoy se expulsa y se junta con su sangre. Alegría y melancolía por lo que tenemos y por, ahora sí, "imaginar el futuro"…

Quizás al final sólo queda dormir. Cerrar los ojos. Apartarse hasta de uno mismo y dormir. Hecho derramado de soledad. Antes...? recuerdos, objetivos, miradas, amor, amistad, trabajo, saber. El conocimiento como aprendizaje. Me enfrento hacia lo desconocido y ahora soy parte. Somos conocidos desconocidos. Emprendemos un viaje que hasta ese dormir, siempre lo tendré, activo o inactivo. Este hacer el amor con el arte, Siempre lo tendré!!

INTEGRANTES DEL G5

La Cofradía en Pro-testa es un grupo de autores, actores, compositores de un promedio de 23 años de edad que dirigidos por el maestro Gabriel Gestal se unen ante lo imperioso de una visión renovadora y necesaria del teatro en su forma más fundacional, tal cual es, dejar un todo mas abarcativo de los procesos que inciden sobre los desarrollos de nuestras sociedades.
Formamos la compañía porque sentimos la necesidad de otorgar un espacio de experimentación cultural ante el inobjetable vacío de presencia oficial (hasta el momento) en el desarrollo e incentivación de los actores sociales y culturales tan necesarios en tiempos de crisis, sin pretender una mirada sesgada y sectorial. Tenemos ideales con tristezas, sosiegos, turbulencias y certezas, pero también contradicciones y nos jugamos a los sueños.